27 jun. 2008

Derechos de autor no son negociables

Carlos Mejía dijo no querer “dinero de rapiña”

END - 21:04 - 26/06/2008

“Nosotros tenemos la habilidad de Andrés Castro, y esa pedrada contra el Goliat se va a sentir aquí y en el mundo entero”, expresó el cantautor Carlos Mejía Godoy refiriéndose a las acciones legales que tomará contra la dirección del Frente Sandinista, por utilizar sin su permiso algunas piezas de sus obras musicales, algo que consideró “no negociable” y menos con dinero de la corrupción y la rapiña.

Las declaraciones las brindó en conferencia de prensa acompañado de su hermano Luis Enrique Mejía, del doctor Sergio García Quintero, su abogado en el caso, Vilma Núñez y Bayardo Izabá, representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, quienes apoyan al artista alegando que el respeto a los derechos de autor está consignado como un derecho humano en la Declaración Universal de Derechos Humanos, y además es respaldado por tratados internacionales de comercio y por las leyes nacionales.


Demanda va
“Estamos trabajando en el caso y la demanda se presentará en el momento que el equipo legal lo decida”, dijo el jurista, sin determinar fecha, agregando que de no prosperar la demanda en las instituciones competentes, la lucha se hará en el plano internacional.

El doctor García, quien mencionó que el Secretario General del Frente Sandinista ha hecho caso omiso a la prohibición expresa del artista, también señaló que no sólo en el Código Civil está constituido el respeto a los derechos de autor, también el Código Penal especifica sanciones en contra de los violadores a los derechos de autor y en contra de quienes realizan piratería.


No quiero dinero de rapiña
Mejía recordó que durante el gobierno de Anastasio Somoza, el dictador utilizó su canción “María de los guardias” y trató de reparar el abuso ofreciéndole dinero, pero su posición siempre ha sido no negociar con la tiranía.

“Yo reclamo para que se me restituyan mis derechos moralmente, no quiero ni un solo centavo. Porque no aceptaré ni un centavo de la corrupción, ni de la rapiña, ni del chantaje. Vamos hasta las últimas consecuencias”, señaló, al agregar que representantes del “danielismo” han hablado de la posibilidad de declarar su obra como Patrimonio de la Nación y usar sus temas musicales para fines particulares del partido sandinista. A esto le denominó confiscación.


Un problema de derechos de autor
Igual que Carlos Mejía, su hermano, Luis Enrique, también prohibió que en los actos oficiales del gobierno de Daniel Ortega y en los progubernamentales “Radio Ya” y “Canal 4”, se utilice sus obras.

“Éste no es un problema ni de Carlos ni de Luis, éste es un problema de derechos de autor, de la propiedad intelectual, amparados en convenios internacionales, en el Convenio de Berna, Suiza, para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas”, dijo Mejía, también cantautor.

Carlos Mejía fue específico en determinar que sus sentimientos políticos y morales le impiden dejar que su obra sea manipulada, pues continúa sintiéndose de izquierda y sandinista, pero las acciones del gobierno de Daniel Ortega, líder del Frente Sandinista, se han alejado demasiado de los principios revolucionarios por los que originalmente muchos se sacrificaron.


Intelectuales solidarios
Durante la actividad se leyó un pronunciamiento en el cual intelectuales de todos los ámbitos respaldan a Carlos y Luis Enrique Mejía en su reclamo legal y rechazan la utilización de sus canciones como propaganda política.

Entre los firmantes están los poetas Ernesto Cardenal, Pablo Centeno Gómez; los escritores Sergio Ramírez, Gioconda Belli y Julio Valle Castillo; el jurista Alejandro Serrano Caldera, los periodistas Cristiana Chamorro, Oscar Merlo, Erick Aguirre, Eunice Shade; además de artistas como Luis Pastor González, Eduardo Araica, Francisco Cedeño y Norma Elena Gadea, entre otros intelectuales nacionales.

Entre las personalidades internacionales que se solidarizan con los cantautores se cuenta el guatemalteco Álvaro Aguilar, los mexicanos Oscar Chávez, Modesto López y Alberto Escobar, El príncipe de la salsa Luis Enrique, Ricardo Flecha del Paraguay, el hondureño Guillermo Anderson y Estaban Monge, de Costa Rica.



“Pancho” Cedeño: “Usan música de Carlos para atraer clientela política”


Ramón H. Potosme
Francisco “Pancho” Cedeño Maglione, fundador del Grupo Pancasán, intérprete y arreglista de música revolucionaria, respaldó la decisión del cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy de prohibir al gobierno del presidente Daniel Ortega el uso de sus canciones en los actos públicos.

Cedeño aseguró en una carta pública enviada a Carlos Mejía Godoy, que este autor y ciudadano puede ejercer dominio moral y patrimonial sobre sus obras. Según Cedeño, si el gobierno hace caso omiso al reclamo del hecho de poner esas canciones, dejará en evidencia cuán distante está de los principios que originaron esas letras.

“Aquellos, los de entonces, ahora no son los mismos, primero cambiaron sus estilos de vida a la sombra del poder, luego cambiaron su mentalidad cumpliéndose el adagio que reza: ‘Quien no vive a como piensa, termina pensando a como vive’, afirmó Cedeño.


Música la quieren como adorno
Cedeño considera que la música de Carlos Mejía no tiene ningún significado para el gobierno y que sólo es usada para atraer clientela política y como ornamento, igual que las flores en las tarimas que presiden el mandatario Daniel Ortega y la primera dama Rosario Murillo.

“Si en aquellos años de lucha el verbo se hizo canto, ahora este canto manipulado por ellos se convertirá en piedra que choque contra sus dientes”, señaló Cedeño.

“Pancho” Cedeño, como él mismo explica en la carta, despertó su conciencia y creatividad para luchar en contra de la dictadura somocista a partir de las canciones de Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy.