12 sept. 2008

Carlos Mejía Godoy a ritmo de patria


Mural Sonoro para héroes de Guerra Nacional


* Para evitar que muchachos digan que Byron Cole es un prócer y Andrés Castro lapidó a Rafaela Herrera, como salió en END, dice cantautor
* Un joven del “Carlos A. Bravo” de Granada, le aseguró que Charles Frederick Henningsen, el filibustero que incendió Granada, lanzó con los Dodgers de Los Ángeles y hasta se tiró un juego perfecto
* Una cantata, una bailata y un teatro para que entendamos que dejando las diferencias haremos un gran país, invita el artista



Edwin Sánchez | esanchez@elnuevodiario.com.ni


Ahora la Batalla de San Jacinto, la quema del mesón de Rivas, la Ruta del Tránsito y el comodoro Vanderbilt no sólo se podrá leer en los textos escolares, sino que Carlos Mejía Godoy presta su arte para que tarareemos La Guerra Nacional.

Es una eficaz fórmula con la que los jóvenes --la obra es dedicada al grueso de nuestra población-- puedan recordar, o mejor dicho, entonar la historia y evitar terribles desatinos como los que lamentablemente ofrecieron los estudiantes entrevistados por END que dijeron: Andrés Castro apedreó a Rafaela Herrera y Byron Cole es un prócer nacional.

“Mural Sonoro a los Héroes de Septiembre”, es el título de la monumental obra que registra los capitales episodios que empezaron a darle talle, forma e identidad a nuestro país, desde Rafaela Herrera, a quien el cantautor ubica en “el empollamiento de la nación” de lo que sería Nicaragua. Y cierra la propuesta, el fusilamiento de Walker en Trujillo.

Carlos presentará hoy su obra en la “Casa de los Mejía”, quizá de una manera modesta por su magnitud, por la orquestación de la que debe hacer uso, por lo ambicioso de un proyecto que así lo adelanta: el Mural es cantata, porque se canta; bailato, porque se baila, y sonata, porque suena; hay oratoria, recitales, teatro, proyección audiovisual, y hasta pintura. Los artistas contarán y cantarán los distintos capítulos de una historia mal aprendida.

El filibustero que “lanzó” con los Dodger
El compositor, a tono con la alerta que dio EL NUEVO DIARIO sobre el desconocimiento activo del Mes de la Patria, recordó que cuando preguntó a un colegial del Instituto “Carlos A. Bravo”, de Granada, sobre quién era Charles Frederick Henningsen, aseguró que lanzó con los Dodgers de Los Ángeles, que incluso había lanzado un juego perfecto. Y hasta le detalló su récord en las mayores.

Henningsen fue el general de William Walker que incendió la Gran Sultana para darse el gusto de escribir una deplorable expresión: “Here was Granada”. Ahora, se escuchará su nombre y su detestable participación en la guerra.

“Este hombre no era un cabo, un raso, era un hombre ilustrado, anduvo guerreando en Europa, no es el mercenario corriente, se carteaba hasta con Víctor Hugo, el poeta cantado hasta por Rubén Darío”, apostilló. “Le hago una canción en Spanglish, es una cosa divertida, bufa, de un Henningsen que ve a Walker como un verdadero jefe: ‘Tengo que cumplir con mi deber, éste es un iluminado, un verdadero líder natural’.

El compositor empieza la obra, integrando el tema emblemático de Tino López Guerra “Nicaragua mía”. Esta orquestación también es obra del arreglista Hugo Castilla, luego viene el corrido de Rafaela Herrera, después la gesta de Enmanuel Mongalo, la primera batalla de Rivas, el valor de Nery Fajardo, que con el célebre maestro forman la dupla contra los filibusteros en el Sur.

Carlos suena “El Zanatillo”, y aunque no es el ave nacional, para el artista sí reúne las condiciones por su parecido al nicaragüense: jodedor, metiche, e igualado.

Vanderbilt y
la carta a Tata Lolo
La Ruta del Tránsito y el protagonismo de Vanderbilt se escuchará “a bordo” de una polka norteamericana, que remitirá al auditorio al ambiente del Lejano Oeste, porque Nicaragua era el paso más seguro para llegar a California, a su gran fiebre del oro. Después viene su canto a la “piedra de Andrés”, la carta a Tata Lolo, el abuelo de la patria, escrita por un colegial que tras desfilar, se pone a la orden del general José Dolores Estrada: “Fuiste un gran general, te retiraste pobre y digno…”, todo un ejemplo para los generales y líderes de hoy, nos dice.

Se oirá la canción de la unidad de timbucos y calandracas, “todos contra Walker, si una gota se junta a otra gota, el aguacero más potente; a dos puyas no hay toro valiente”. Es un corrido natural, afirma.

Carlos dice que se preocupó porque sobre la gesta, además de los textos de historia, de poesía y algún cuadro, “no había ni una sola canción, ni en el folklore, ni música de autor vivo, y yendo más atrás, sólo hay una mención a Rafael Herrera, en el canto de Tino López Guerra, y por eso me baso en ese recorrido”.

El mural le llevó seis años, y es “mi aporte a la juventud”. Entre el instrumental, se utilizará el corno francés, ideal para obras épicas, y el banjo-violín, acordeón, guitarra y harmónica, en formato de country, en el pasaje de don Cornelio Vanderbilt
La obra será presentada hoy jueves y mañana viernes, a partir de las 8 y 30 de
la noche.
De la demanda por La Consigna:
“No voy a retirar la demanda de derechos de autor, no me corro al ruido de los caites. Mantengo con certeza que no voy a lograr que se haga justicia en mi país, desde el momento que procuradores, fiscales y jueces de antemano dicen que la música mía es de todos. ¿Qué puedo esperar? Sencillamente, la mejor forma de defenderme es trabajando. Después del Mural, preparo mi pastorela de navidad”
Del espíritu del Mural:
“El espíritu de todo esto es demostrar que la única forma de salvar a Nicaragua es quitándonos las etiquetas de izquierda y derecha, y que nos unamos todos, la gente honrada, limpia, consciente y transparente, para juntos trabajar por
Nicaragua.

A los héroes y ciudadanos de la gesta no les preguntaron en qué partido, CPC o sindicato estaban organizados. Ellos y ellas dieron el paso al frente de la patria, luego lucharon por la unidad centroamericana, depusieron sus diferencias, incluso las fronterizas, y lucharon por la región, sacaron al filibustero y dejaron el
ejemplo”.