12 ene. 2010

Y el Verbo se hizo Canto

LA COMUNION
(Misa Campesina Nicaragüense)

Subimos a la lomita de Mancarrón, donde muchas veces nos reunimos los miembros del Taller de Sonido Popular, para crear los textos de nuestra Misa Campesina y, posteriormente, buscar la “musiquita” adecuada. En este mirador natural de la isla más grande del Archipiélago de Solentiname, el panorama es tan hermoso, que cuando el aire de la noche es transparente, poder ver –claritas- las luces de las comarcas fronterizas de Costa Rica.

Pero ahora son las 8.30 de la mañana. Desayunamos gallo-pinto, cuajada y dos “huevitos-de-amor”. El café lo trajimos en un termo y, entre sorbo y sorbo, vamos aliñando los versos, que fluyen a lo largo de una conversación, en la que son inevitables los chistes y las anécdotas. Está llegando Felipe Peña, con su guitarra y su boina en la que brilla una estrella cumiche. “Cuando termine el taller –dice Felipe- los invito a la Milpa. Mañana desayunamos tamales de maíz nuevo, con una cuajadita que me mandaron de Papaturro”. –Vamos a la milpa, pues- dijo Humberto Quintanilla.

-Se fijan?-, dije yo, celebrando el chiripazo. Ya tenemos el coro de la Comunión: Vamos a la Milpa, a la Milpa del Señor. Jesucristo invita a su cosecha de amor… Y después del estribillo, las estrofas fueron saliendo, chorreaditas, una tras otra. Alguien, creo que Pablo Martínez, habló de sugerirle a Ernesto Cardenal que organizáramos una misa nocturna, celebrada con una fogata a la orilla del lago. William Agudelo, que tallaba un cofre con madera policromada, a solo diez metros de nosotros, metió su cuchara y dijo con su vocerrón de barítono: -No se olviden de meter a los pescaditos.
-Gracias, poeta, dije yo. Y aquí te va borona la lista:
Mojarras, guabinas, gaspares, laguneros, guapotes, robalos…Y hasta las pepesquitas de los ríos.

Volvió a intervenir Felipe:- Para mi la Comunión debe ser algo, menos estirado, menos tieso. Es como cuando esas familias encopetadas se sientan a comer y todo mundo está ”dentro-de-un-cumbo”. Es un silencio espantoso, donde sólo se oye el “chililín” de los tenedores y los cuchillos. No, ni quiera Dios. La Comunión debe ser alegre, embochinchada.

-Metele chicheros, Carluchín!- dijo el negro Milciades
Poveda, que no había hablado en toda la mañana. Y yo, en medio de aquel remolino de ideas, iba registrándolo todo en una grabadora, para después
Crear la síntesis de lo que llegó a ser uno de los cantos más jubilosos de nuestra misa descalza.



VAMOS A LA MILPA

Letra y Música
Carlos Mejía Godoy.

El pueblo se desmorona
alrededor del altar
arrimadita a la hoguera
se reúne entera la comunidad
Yo vengo de tierra-adentro
más allá de Sacaclí
traigo bellas mazurquitas
y una tonadita que la canto así

(coro)
Vamos a la Milpa
a la Milpa del Señor
Jesucristo invita
a su cosecha de amor
Brillan los maizales
a la luz del sol
vamos a la Milpa
de la Comunión

Los pescaditos del lago
nos quieren acompañar
y brincan alborozados
como encalichados de fraternidad
Laguneros y robalos
el guapote y el Gaspar
las mojarras las guabinas
y hasta las sardinas parecen cantar

Vamos a la Milpa…

La Comunión no es un rito
intrascendente y vanal
es compromiso y vivencia
toma de conciencia
de la cristiandad
Es comulgar con la lucha
de la colectividad
es decir: yo soy cristiano
y conmigo hermano
vos podés contar

Vamos a la Milpa…

1 comentario:

George Antonio Lazo Sánchez dijo...

Buen día estimado, adjunto consulta 09 realziada a la DGI cuya respuesta evidencia que a los Artistas Nacionales y Deportistas se le debe realizar retención del 1% del IR.

para descargarla da clic en el siguiente enlace
http://consultasdeinteres.blogspot.com/2012/08/consulta-09-la-dgi-sobre-temas-variados.html

Para otras consultas visita
http://consultasdeinteres.blogspot.com/p/consultas-entes-gubernamentales.html