15 oct. 2008

Y el Verbo se hizo Canto: KYRIE (Misa Campesina Nicaragüense)

Por: Carlos Mejía Godoy


Cuando andaba del timbo al tambo, recogiendo los insumos para escribir la Misa, empecé a buscar a los intérpretes idóneos de la nueva obra. En mi imaginación desbordada de entusiasmo (dicen que “soñar no cuesta nada”) me figuraba al Indio Pan de Rosa, cantando El Gloria, con aquella voz rústica y a la vez tierna. El Ofertorio siempre lo sentí con “Los Soñadores de Sarawaska”, bordoneado con la pochota de Epifanio y el violín de talalate de Ceferino. Y me imaginé al no-vidente pícaro, cerrando los ojos y ladeando la cabeza, porque –como dice Pablo A. Cuadra, refiriéndose a Mondoy en El Indio y el Violín- la música es una ceguera dulce.

Pero El Kyrie siempre tuvo dueño absoluto: Humberto Aguilar Sáenz, el inolvidable “Tata Beto”. Convencerlo de venir a Managua, fue una verdadera odisea. Y es que el trovador de El Viejo, Chinandega, jamás salía de su pueblo. “Sólo una vez al año La Virgencita del Hato me saca de este chinamo. Pago mi promesa y vuelta para mi casa”- confesaba el trovador. Y no era exageración. Cuando llegué a entotorotarlo, para traerlo a Managua, se me ocurrió una idea. Dije, optimista: Sólo el Dr. Heriberto Carrillo me puede ayudar a convencerlo.

Heriberto fue clarito: -Mirá, Carlos. Si le proponés a Tata Beto que se quede a dormir en Managua, no te va a aceptar. La solución es la siguiente: Salen muy de mañanita de El Viejo. Llegan a la capital, tipo 7 . Desayunan y a las 9 están en el estudio. Ensayás toda la mañana y después del almuerzo grabás tu Kyrie y muerta la lora!. A las 5 me lo ponés en un “intermortal”. Y a las 6 yo lo estoy esperando en la Iglesia de Guadalupe de León. Pasamos por la Estación comiéndonos un chancho con yuca y vuelta para Chinandega. Tamos claros?

Sin la colaboración entusiasta del Dr. Carrillo, Tata Beto no hubiera movido un pie para venir a Managua. Lo que jamás nos pasó por la mente fue que al “Chocoyo” Lorenzo Cardenal, el dueño del único estudio de grabación que existía en Managua, se le iba a enfermar su hija Belén. Y cuando me dijo:” Hoy no puedo, pero mañana grabamos sin falta”, yo le pedí al trovador chinandegano que se quedara a domir, para grabar al día siguiente. Fue entonces que los ojos de Tata Beto se pusieron vidriosos y con un torozón en la garganta, dijo en tono melancólico:-“Imposible, Carlitos. Sinceramente te lo digo, no me hallo dormir en otra parte que no sea mi tijera de lona. Además. Mi papá, que es un viejito de noventa años, me está esperando. Y si yo no le llevo su tibio y su dulce negro a la cama, él no cena. Así que ,ay perdoname. Voy que me buja el pelo para Chinandega”.

Y así fue. Tata Beto no grabó el Kyrie. Pero si ustedes escuchan mi interpretación, pensarán que ésa tampoco es mi voz. Y tienen razón. Me puse, no sólo la piel, sino el alma del querido trovador, para que este canto se oyera auténtico.


KYRIE

Cristo, Cristo Jesús
Identifícate con nosotros
Señor, Señor mi Dios
Identifícate con nosotros.
Cristo, Cristo Jesus
Solidarízate
No con la clase opresora
Que exprime y devora
La comunidad
Sino con el oprimido
Con el pueblo mío
Sediento de paz