14 ago. 2008

Con olor a éxito

María Teresa Pérez
END - 20:51 - 13/08/2008

La espiritualidad se hizo sentir por más de 40 minutos en un recorrido por la tradicional misa campesina, misma que desde hace 30 años popularizó el talento e ingenio de Carlos Mejía Godoy.

El espectáculo se realizó durante dos días consecutivos en el Teatro Nacional, para celebrar los 30 años de carrera artística y 35 de proyección internacional del compositor de “Quincho Barrilete”. La noche alcanzó el clímax colmado de emoción, al unísono el público se hizo partícipe de cada letra que despuntaba en sollozos de algunos que vivieron una auténtica misa campesina.

La invitada especial de la noche fue Norma Helena Gadea, quien imprimió fuerza con un toque de sublimidad a cada interpretación en este encuentro espiritual y fiesta de adoración con arte pinolero.

Sorpresas y aromas de libertad
Tal como se había anunciado, la agenda siguió su curso con la presentación del último disco de Carlos Mejía, un emotivo homenaje rendido por importantes figuras del pentagrama español: Paloma San Basilio, José Luis Perales, Consorcio, entre otros, de importante trayectoria internacional.

En pantalla gigante se proyectaron las imágenes de la realización y ensayos del disco “Aromas de libertad”. En éste participaron desde Nicaragua Luis Enrique Mejía Godoy y Luis Enrique (El príncipe de la salsa).

La sorpresa de la noche hizo brotarle las lágrimas, pues fue un mensaje del príncipe de la salsa.

“Uno nunca se acostumbra a estas emociones, fue una gran sorpresa, la más grande”, dijo entre sollozos.

Reconocimientos
Como lo había prometido en días anteriores Carlos Mejía Godoy, a través de la Fundación Mejía Godoy, se entregaron reconocimientos a los “Bisturices armónicos”, recopiladores de más de 100 temas anónimos.

El espectáculo también fue propicio para reconocer públicamente la labor destacada de Jessica Aguilera y Juan Manuel Zeledón, procedentes de Somoto, y quienes han hecho una sobresaliente labor en los Juegos Olímpicos de Beijing.